Hola.  Soy Graham Nash.  Quiero explicar brevemente algo sobre mí para que puedas entenderme y conocer más sobre mi trabajo.  Soy un artista nuevo aunque soy mayor.  He trabajado en el mundo de la creatividad la mayor parte de mi vida.       
Empecé a coleccionar arte cuando compre mi primer cuadro para 50 libras esterlinas en 1968. Tuve dos exposiciones exitosas de dibujos figurativos a lápiz en Barcelona en los 80 pero desde entonces solo había hecho algunas cosas puntuales para amigos, hasta ahora.  
 

Vivo y trabajo en Sant Cugat del Vallès, cerca de Barcelona. Mi primera experiencia del trabajo de Joan Miró fue a una edad muy temprana, cuando con  5 años vi por primera vez uno de los cuadros titulados “Constelaciones” y me fascinó completamente.  Su misión para buscar una nueva forma de expresión ha tenido un efecto profundo sobre mi manera de pensar y trabajar con mis propias obras.  También, tuve la suerte al llegar a Barcelona a vivir en 1980, a través  de  un  encuentro afortunado  y  una amistad desde entonces, tener más contacto con el mundo de Miró y su entorno.  El trabajo de otros artistas  como Jackson Pollock, Francis Bacon y Miquel Barceló también han tenido un efecto emocional sobre mí.  Su valentía, junto con la de Miró,    para explorar nuevas técnicas y imágenes para expresarse a sí mismo, con independencia de la moda artística de sus tiempos, me ha impresionado mucho con el resultado de la búsqueda de la honestidad en mis propios trabajos.  

Cuando decidí dedicarme seriamente al arte, empecé con paneles de cerámica y esculturas  figurativas.  Pero, por casualidad, cuando estaba creando un soporte interior de alambre metálico para una obra nueva, al inspeccionarlo en más detalle  me  ha  gustado  mucho la estética de dicho alambre y decidí pintarlo.  El siguiente impulso que tenía era poner algo de cuerpo sobre el alambre.  
Es así que he encontrado una técnica original que puedo disfrutar y desde el cual puedo expresar mis ideas en una forma muy plástica, visual y escultural. Utilizo un material medio líquido, aplicado por goteo sobre la maqueta de alambre de hierro para crear muchas de las obras expuestas en la galería de esta página.  Llamo a esta técnica la Abstracción por Evolución Natural.       Es  el  material  líquido que define  la  forma  final, evolucionando para ilustrar sutilmente la estructura que se cubre mientras se seca.     Esta casualidad creada por la gravedad, la viscosidad y la temperatura ambiental también sirve como metáfora de la importancia del azar en todo y todos nosotros,     una  posibilidad  que encuentro mucho más factible filosóficamente que las creencias menos científicas  y  más teológicas sobre nuestros origines.   Un amigo, al ver los resultados iniciales de este proceso (ver los obras “Hombre de La Nieve” y “Vencido” en la galería), me convenció sobre su originalidad y me motivó para continuar creando obras utilizando esta técnica.  En muchos de mis esculturas encuentro necesario la representación de las cosas más tristes y los resultados más negativos de la actividad humana.  La motivación para esto es mi propia conciencia y la frustración que encuentro en tener pocas  posibilidades  de influir  sobre la avaricia y la hipocresía que, en mi opinión, están controlando el estilo de vida insostenible del mundo desarrollado.  No pido excusas  por  el  hecho  de  que  algunas  de  mis  obras  son visualmente agresivas y algunas pueden resultar alarmantes.     Sin embargo,  con suerte su honestidad y su originalidad los salvarán para conectar con el observador. También se encuentran mezcladas con las representaciones más radicales, cosas más normales como bailarines, patinadores y medusas.  Si soy honesto con mi mismo, estas obras han sido creadas  en  momentos  de  reposo  cuando  mis  fuerzas  radicales  estaban t emporalmente exhaustas.  No es conformidad con gustos más convencionales y espero que estas piezas puedan ser apreciadas por su calidad estética más que por su mensaje metafórico.